Aunque en la actualidad existen diversas maneras de conducir un automóvil con una discapacidad, como hemos comentado anteriormente, en este artículo nos centraremos en la conducción realizada directamente desde la silla de ruedas.

Por un lado, la homologación europea pone a nuestro alcance diversos modelos de automóviles modificados para permitir la conducción y el viaje a las personas en silla de ruedas. Todo ello con certificados de seguridad y homologaciones aprobadas para uso en carretera.

Un ejemplo es Renault Kivi captur. Se trata del modelo de coche Renault Captur, modificado por los técnicos de Kivi para permitir a las personas en silla de ruedas de conducir o ser transportadas con total autonomía y comodidad

Este tipo de vehículo permite que el conductor pueda acceder directamente al volante del vehículo y, sin bajar de la silla de ruedas. Además, también se puede transportar personas en silla de ruedas gracias a los dos asientos plegables en la parte trasera.

Otro de sus puntos fuertes es que está equipado con un sistema de suspensión neumática trasera que permite el ajuste ideal y la altura correcta con respecto al suelo, independientemente de la carga y del número de personas en el habitáculo. Además, desde el panel de control con pantalla táctil, el conductor puede elevar el vehículo hasta su altura máxima para superar con mayor facilidad las rampas de entrada a garajes y los baches de la carretera.

El Kivi Captur es, por tanto, un coche versátil que puede llevar hasta 4 personas, 3 de ellas sentadas en sus sillas de ruedas.

Tecnología para avanzar con seguridad

Por otro lado, sistemas revolucionarios como la tecnología Drive-by–wire patentada por PARAVAN, Space Drive, controlan el freno, el acelerador y el volante de manera segura y con absoluta precisión utilizando ayudas a la conducción controladas por microprocesadores.

Este sistema de conducción y dirección electrónica digital PARAVAN Space Drive es líder a nivel mundial. El sistema es triple redundante y cumple con los más altos estándares de seguridad. Gracias a este espacio creado para la conducción permite incluso que personas con poca fuerza residual, parálisis parcial, capacidades mínimas de movimiento – o muy severa – o con discapacidades múltiples, puedan conducir. Se configura y personaliza logrando la perfecta adaptación individual, incluso en el caso de cambios progresivos en las condiciones médicas.

En conclusión, este tipo de prestaciones mejoran significativamente la calidad de vida y la independencia de los usuarios.

Para más información, sistemas de conducción y transporte para personas con movilidad reducida o limitada, contacta con nosotros. Somos profesionales. Estamos especializados en adaptación de vehículos, por lo que además de asesoramiento personalizado ofrecemos servicio post-venta.

Abrir chat